CBN 87- 86 S.Claudio. Con Lucas no hay cuentos.

//CBN 87- 86 S.Claudio. Con Lucas no hay cuentos.

CBN 87- 86 S.Claudio. Con Lucas no hay cuentos.

lucas

Lucas Diaz

Juan Valera, Fernán Caballero, Hans Cristian Anderssen, fueron algunos de los más grandes y destacados escritores de cuentos. Un género literario orientado más bien hacia el lector joven, donde se suele contar la historia de uno o varios niños que suele desembocar en un final feliz.

La historia del partido de ayer, podría ser un cuento de cualquiera de estos monstruos de la literatura. Un cuento que empieza hace cuando hace 7 años un niño empieza a jugar al baloncesto con 9 años. Los años se suceden y el niño va pasando por todas las categorías, siendo además las cuatro últimas temporadas, el niño de las «toallas» en el equipo senior, el que lleva el agua, el que le recoge la camiseta al jugador que entra en cancha, el chico para todo, pero sobre todo querido y respetado por los «grandes». Ese niño cumple esta temporada su primera temporada de junior, por lo que ha dejado atrás este rol que desempeñaba en el senior. Es un jugador trabajador y constante, al que ayer le llegaba casi a última hora la convocatoria para completar al equipo senior.

Tras un trepidante y emocionante partido, cuando le queda un minuto escaso a la segunda prorroga, entra en la pista obligado al estar ya 6 de sus compañeros eliminados por faltas, y con 2 puntos por debajo en el marcador. Con 11 segundos por jugar, con empate en el marcador y con solo cuatro jugadores en pista, recibe una falta personal. Ante la tensión de todo el pabellón y con toda la presión, sabe que es su oportunidad, anota los dos tiros libres y pone a CBN dos arriba a falta de esos 10 segundos, pero un mal balance defensivo, lo aprovecha el veterano equipo ovetense que con un balón largo, no solo anota canasta volviendo a empatar el partido sino que disfruta y aprovecha un adicional que les pone 85-86 con 8 segundos por jugar. Navia saca rápidamente, cruzando Abel la cancha y doblando el balón a Lucas, tras fintar penetra a canasta ante las torres ovetenses, sacando un gancho de izquierda que entra llorando tras pegar el balón dos toques en el aro. Quedan 2 segundos, ya no hay tiempo, tiro a a la desesperada, Navia gana, el pabellón enloquece, Lucas desaparece por un momento, está debajo de una piña humana de jugadores, a muchos de ellos les estuvo estos últimos años, pasándoles la toalla. Hoy es él el protagonista, es el héroe, la grada corea su nombre mientras es felicitado por todos. Ni el mejor guionista hubiese escogido un final tan feliz.

Para llegar hasta ese minuto 50, se presenció un partido lleno de igualdad, salvo el primer cuarto, donde CBN mandó en el juego y el marcador, alcanzando los puntos de renta, para llegar con 23-15 al primer descanso, con Héctor ( 4 triples) martilleando desde el perímetro. Desde el minuto 10 el partido baja de calidad, San Claudio iguala en el marcador, gracias a su superioridad en el rebote ofensivo con pívots fuertes, grandes y veteranos. Se llega al descanso con empate a 33, y el tercer periodo sigue en los mismos términos, intercambio de canastas y máxima diferencia de tres puntos para uno u otro.

Lo mismo ocurre en el último periodo, aunque los visitantes tiene 4 de renta a falta de un minuto, pero un tiro libre y un 2+1 de Héctor igualan el partido. Navia tiene la última posesión, y Héctor anota sobre la bocina, pero se le invalida la canasta por personal en ataque en una rigurosísima decisión.

Con empate a 62 acaba el partido, y nos lleva a una igualada prorroga, donde van desfilando jugadores por faltas al banquillo, puede ganar cualquiera, aunque vuelve a ser CBN quien tiene la última bola ganadora que no aprovecha.

Empate a 73 y nos vamos a la segunda prorroga, aquí se empiezan a esfurmar poco a poco las posibilidades, 4 abajo a falta de un minuto, para colmo con la eliminación de Yardo por 5 faltas, (séptimo eliminado local) Navia se queda con 4 jugadores en cancha, dos juniors y dos jugadores de 19 años. Cuando todo está perdido, un 2+1 de Jaime abre un resquicio a la esperanza. Lucas se ocuparía del resto, no estaba para cuentos.

2013-01-27T21:35:33+02:00 27 enero, 2013|Noticias|